Mar 062018
 

Con el avance de la estación del otoño, la tierra húmeda y los lodazales comienzan a secarse y la verde vegetación comienza a desteñirse. Esta sequía y decoloración se parece a la desaparición gradual del falso sentido de afinidad y ego.

El progreso en el cultivo del espíritu humano ocasiona la desaparición gradual del ego materialista. Cubierta por la ignorancia, la pasión y la así llamada bondad, el alma espiritual cree que ella es lo más importante y se cubre con un falso sentido del ego. Así falsamente identifica el alma con el cuerpo y sus relaciones corporales con las cosas materiales se vuelven los objetos de su atracción. Esta falsa identificación y atracción por la materia gradualmente se seca y se desvanece al tener éxito en el cultivo del espíritu humano. Ese es el efecto de tal cultivo superior. El progreso en la cultura espiritual ocasiona la desintegración del falso ego y de la atracción material.

La meta última del cultivo del espíritu humano es la comprensión de Dios y la rendición a Dios con un sentido pleno de Su naturaleza omnipresente. Cuando un alma liberada se rinde así a los pies de loto del Dios omnipresente, el océano de ignorancia se vuelve tan insignificante como el agua contenida en la pequeña huella de un ternero. Inmediatamente él se vuelve elegible para ser promovido al reino espiritual y ya no tiene nada que ver con el miserable territorio del mundo material.

El cultivo del espíritu humano no es, por eso, un simple ajuste de las anomalías materialistas. Es el proceso de preparación para ser promovidos al reino espiritual. Nadie puede controlar los sufrimientos de la existencia material, pero por medio del cultivo espiritual, uno puede elevarse sobre los efectos de tal vida miserable. Como ejemplo puede citarse la condición de un coco seco. La pulpa del coco seco, automáticamente se separa de su cáscara externa. En forma similar, la cáscara externa, o sea la cubierta material burda y sutil del alma se separa automáticamente del alma espiritual que puede entonces vivir una existencia espiritual, si bien aparentemente aun está dentro de la cáscara seca. A esta independencia del falso sentimiento del ego se le llama liberación del alma.

This post has already been read 54 times

Sorry, the comment form is closed at this time.