Aug 122017
 

Bhagavad Gita – New York

Escuchar este Bhagavad-gītā o Śrīmad-Bhāgavatam de una persona realizada, que lo entrenará, a uno, en los pensamientos del Ser Supremo veinticuatro horas, que lo conducirá en última instancia a uno, anta-kāle, a recordar al Señor Supremo, y después de dejar este cuerpo, tendrá un cuerpo espiritual, un cuerpo espiritual, apto para la asociación con el Señor. Por tanto, el Señor dice:

abhyāsa-yoga-yuktena
cetasā nānya-gāminā
paramaṁ puruṣaṁ divyaṁ
yāti pārthānucintayan
(BG 8.8)
Anucintayan, pensar constantemente en Él solamente. No es un proceso muy difícil. Uno tiene que aprender este proceso de la persona con experiencia en esta línea. Tad vijñānārthaṁ sa gurum evābhigacchet (MU 1.2.12). Uno debe acercarse a una persona que ya está en la práctica. Así abhyāsa-yoga-yuktena. Esto se llama abhyāsa-yoga, práctica. Abhyāsa… Como recordar al Señor Supremo siempre. Cetasā nānya-gāminā. La mente, la mente siempre está volando hacia esto, hacia eso. Así que uno tiene que practicar para concentrar la mente en la forma del Señor Supremo Śrī Kṛṣṇa siempre, o en el sonido, en su nombre, que se hace más fácil. En lugar de concentrar mi mente, mi mente puede estar muy inquieta, yendo de aquí para allá, pero puedo concentrar mi oído en la vibración sonora de Kṛṣṇa, y eso también me va a ayudar. Esa es también abhyāsa-yoga. Cetasā nānya-gāminā paramaṁ puruṣaṁ divyaṁ. Paramaṁ puruṣa, esa Suprema Personalidad de Dios en el reino espiritual, en el cielo espiritual, uno puede enfocarse, anucintayan, pensando constantemente. Así que estos procesos, las formas y los medios, todos se detallan en el Bhagavad-gītā, y no hay impedimentos para nadie. No es que una clase particular de los hombres puede acercarse. Pensar en el Señor Kṛṣṇa es posible, oír del Señor Kṛṣṇa es posible por todos. Y el Señor dice en el Bhagavad-gītā,

māṁ hi pārtha vyapāśritya
ye ‘pi syuḥ pāpa-yonayaḥ
striyo vaiśyās tathā śūdrās
te ‘pi yānti parāṁ gatim
(BG 9.32)
kiṁ punar brāhmaṇāḥ puṇyā
bhaktā rājarṣayas tathā
anityam asukhaṁ lokam
imaṁ prāpya bhajasva mām
(BG 9.33)
El Señor dice que incluso un ser humano en el estado más bajo de la vida, el estado más bajo de la vida, o incluso una mujer caída, o un mercader, o la clase trabajadora… La clase mercantil, la clase trabajadora, y la clase de la mujer, que se cuentan en la misma categoría porque su inteligencia no está tan desarrollada. Pero el Señor dice, ellos también, o incluso más bajo que ellos, māṁ hi pārtha vyapāśritya ye ‘pi syuḥ (BG 9.32), no sólo ellos o inferiores a ellos, o cualquiera. No importa quién es él o quién es ella, cualquiera que acepte este principio del bhakti-yoga y acepte al Señor Supremo como el summum bonum de la vida, la meta más alta, la más alta meta de la vida… Māṁ hi pārtha vyapāśritya ye ‘pi syuḥ, te ‘pi yānti parāṁ gatim. Ese parāṁ gatim en el reino espiritual y el cielo espiritual, todo el mundo puede acceder. Simplemente uno tiene que practicar el sistema. Ese sistema se aconseja en el Bhagavad-gītā muy bien y uno puede adoptarlo y hacer su vida perfecta y obtener una solución permanente en la vida. Esa es la suma y sustancia de todo el Bhagavad-gītā. Por lo tanto, la conclusión es que el Bhagavad-gītā es una obra trascendental que uno debería leer con mucho cuidado. Gītā-śāstram idaṁ puṇyaṁ yaḥ paṭhet prayataḥ pumān. Y el resultado será, si se sigue correctamente la instrucción, entonces podrás ser liberado de todas las miserias de la vida, todas las ansiedades de la vida. Bhaya-śokādi-varjitah (Gītā-māhātmya 1). Todos los temores de la vida, en esta vida, así como conseguirás una vida espiritual en la próxima vida.

gītādhyāyana-śīlasya
prāṇāyama-parasya ca
naiva santi hi pāpāni
pūrva-janma-kṛtāni ca
(Gītā-māhātmya 2)
Así que otra ventaja es que si uno lee el Bhagavad-gītā, muy sinceramente y con toda seriedad, entonces por la gracia del Señor, las reacciones de sus pasadas fechorías no actuarán sobre é

This post has already been read 15 times

Sorry, the comment form is closed at this time.