Aug 082017
 

Bhagavad Gita – New York

La presencia del Señor, por su misericordia sin causa se presenta en su Śyāmasundara-rūpa. Desafortunadamente, las personas con menos inteligencia se burlan de Él. Avajānanti māṁ mūḍhā (BG 9.11). Debido a que el Señor se presenta como uno de nosotros y al igual que actúa con nosotros como un ser humano, por lo tanto, no tenemos por qué considerar al Señor como uno de nosotros. Es su omnipotencia se presenta con su verdadera forma ante nosotros y muestra sus pasatiempos, así como el prototipo de su morada. Así que en esa morada del Señor, hay innumerables planetas también en ese brahma-jyotir. Al igual que tenemos innumerables planetas flotando en los rayos del sol, del mismo modo, en el brahma-jyotir, que emana de la morada del Señor Supremo, Kṛṣṇaloka, Goloka, ānanda-cinmaya-rasa-pratibhāvitābhis (BS 5.37), todos esos planetas son planetas espirituales. Son ānanda-cinmaya; no son planetas materiales. Así el Señor dice:

na tad bhāsayate sūryo
na śaśāṅko na pāvakaḥ
yad gatvā na nivartante
tad dhāma paramaṁ mama
(BG 15.6)
Ahora cualquier persona que pueda acercarse a ese cielo espiritual no estará obligado a volver de nuevo a este cielo material. Mientras estamos en el cielo material, qué decir de acercarse al planeta luna…. El planeta luna, por supuesto, es el planeta más cercano, pero incluso si nos acercamos al planeta más elevado, que es llamado Brahmaloka, también tendremos las mismas miserias de la vida material, Quiero decir, las miserias del nacimiento, la muerte, la vejez y las enfermedades. No hay planetas en el universo material que estén libre de los cuatro principios de la existencia material. Por tanto, el Señor dice en el Bhagavad-gītā, ābrahma-bhuvanāl lokāḥ punar āvartino ‘rjuna (BG 8.16). Las entidades vivientes están viajando de un planeta a otro. No es que simplemente podemos ir a otros planetas por una disposición mecánica del Sputnik. Quien quiera ir a otro planeta, hay un proceso. Yānti deva-vratā devān pitṟn yānti pitṛ-vratāḥ (BG 9.25). Si alguien quiere ir a cualquier otro planeta, digamos, el planeta luna, no tenemos que tratar de ir por el Sputnik. El Bhagavad-gītā nos instruye, yānti deva-vratā devān. Estos planetas luna o planetas solares o los planetas superiores a este Bhūloka, se llaman Svargaloka. Svargaloka. Bhūloka, Bhuvarloka, Svargaloka. Hay diferentes estatus de los planetas. Así Devaloka, ellos son conocidos así. El Bhagavad-gītā da una fórmula muy simple de como se puede ir a los planetas superiores, Devaloka. Yānti deva-vratā devān. Yānti deva-vratā devān. Deva-vratā, si practicamos el proceso de adorar al semidiós en particular, entonces podemos ir a ese planeta en particular también. Podemos ir al planeta sol, incluso, podemos ir al planeta Luna, podemos ir al planeta celestial, pero el Bhagavad-gītā no nos aconseja ir a cualquiera de estos planetas en el mundo material, porque incluso si vamos a Brahmaloka, el planeta más elevado, que se calcula por el científico moderno que podemos alcanzar el planeta más elevado, viajando con sputniks por 40.000 años. Ahora bien, no es posible vivir 40.000 años y llegar al planeta más elevado de este universo material. Pero si uno dedica su vida en la adoración del semidiós particular, puede acercarse al planeta en particular, como se afirma en el Bhagavad-gītā: yānti deva-vratā devān pitṟn yānti pitṛ-vratāḥ (BG 9.25). Del mismo modo, está Pitṛloka. Del mismo modo, alguien que le gusta acercarse al planeta supremo, planeta supremo… El planeta supremo significa Kṛṣṇaloka. En el cielo espiritual hay innumerables planetas, planetas sanātana, planetas eternos, que nunca son destruidos, aniquilados. Pero de todos esos planetas espirituales hay un planeta, el planeta original, que se llama Goloka Vṛndāvana. Así que esta información está ahí en el Bhagavad-gītā y se nos da la oportunidad para salir de este mundo material y obtener nuestra vida eterna en el reino eterno.

This post has already been read 45 times

Sorry, the comment form is closed at this time.